domingo, marzo 07, 2010

"Shutter Island", de Martin Scorsese

Las últimas películas dirigidas por Martin Scorsese (exceptuando, claro, los documentales rockeros "No direction home" y "Shine a light", dedicados a Bob Dylan y los Rolling Stones, respectivamente) han tenido como protagonista masculino a Leonardo DiCaprio. Su eterna cara de niño ha copado los fotogramas de "Gangs of New York", "El aviador", "Infiltrados" y "Shutter Island" y, según se ha anunciado, es el candidato ganador a interpretar el papel de Frank Sinatra en el biopic que está preparando Scorsese: supongo que no tendrá que cantar o que al menos pondrán un playback de The Voice. Seguro que el director neoyorquino ha visto algo especial en el actor californiano ya que lo ha convertido en su actor fetiche después de cortar con Robert De Niro, su novia de toda la vida, tras el rodaje de "Casino" (mi compañera de platea confundió esta tarde a Elias Koteas con De Niro; la verdad es que estaba caracterizado de forma que era casi irreconocible, pero no, no era el gran Bob: quizás lo confundió con el Frankenstein que hizo De Niro). Y aquella, "Casino", fue su última gran película, el final de su periodo clásico. El resto, a mi entender, no ha mantenido el nivel, no ha vuelto a realizar una cinta que se pueda considerar tan buena como aquellas. "Infiltrados", en algún momento. De cualquier modo "Shutter Island" es la película en la que más me ha gustado DiCaprio, que demuestra tener cierto empaque para interpretar un papel de personaje trastornado, marcado por la tragedia (el empaque lo puede dar la edad, simplemente, al estar más cerca de los cuarenta que de los treinta o puede venir también -es patente- de haber cogido unos kilos: aumenta la presencia en pantalla al llenar el fotograma de forma natural).
"Shutter Island" es un thriller psicológico en el que a la trama se le dan más vueltas de tuerca de las debidas. Se embarulla y no se acierta a cerrar el círculo de forma correcta, algo que no importa en absoluto si te llamas David Lynch y tu intención es volver loco al espectador, pero tratándose de Scorsese, no creo que ese fuera su ánimo (a partir de este punto creo que va a haber algún spoiler: avisado queda el lector). Dos detectives van a un manicomio de alta seguridad a investigar la extraña desaparición de una paciente. Enseguida empieza a surgir la sospecha de que en el lugar se están realizando experimentos poco éticos, al estilo de los lavados de cerebro que llevaban a cabo los norcoreanos con los prisioneros yanquis en "El mensajero del miedo", obra maestra de John Frankenheimer (hablando de Sinatra por la puerta asoma) que tiene un reciente remake de Jonathan Demme. Hubiera sido interesante una película que se atreviera a plantear ese tema en el terreno usamericano, desde la óptica de los años 50, en plena guerra fría: no había necesidad de retorcer mucho más un guión que ya ofrecía suficientes subtramas y buenos personajes para realizar una gran película. Pero los que ven conspiraciones por todas partes son carne de frenopático, nos dice la moralina de la cinta, así que la trama gira hacía la caída en la locura de un excombatiente de la Segunda Guerra Mundial que participó en la liberación del campo de concentración de Dachau y que, de vuelta a la vida civil, sufrió una terrible tragedia familiar: lo que sea con tal de impactar al espectador. O al menos intentarlo. Y al final no se sabe con certeza qué es verdad y qué es alucinación, porque para que el pliegue del guión se justifique habrá que negar muchos de los hechos que ocurrieron en la primera parte: el espectador vio fantasmas sin saberlo y no lo sabrá nunca. Supongo que en la novela en la que se basa la película (del escritor Dennis Lehane, el mismo que escribió "Mystic River") la acción fluye mucho mejor, sin los saltos a los que obliga limitarse a dos horas de metraje. Suele pasar.
En fin, después de ver esta película sólo me queda clara una cosa: DiCaprio y Sinatra se parecen como un huevo a una castaña.

13 comentarios:

  1. Sin duda, DiCaprio se parece a Sinatra en nada, como bien dices, y en ningún momento me lo creí en su papel. Y la película es un tanto fallida y una obra menor de Scorssesse. Ya me avisó mi estimado Scotty y tenía toda la razón.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Leí primero la novela y sinceramente me gustó,porque la leí por las noches en la cama,muy cansado tras los días y los trabajos y yo no sabía quién era.
    Después vi la película y no me gustó tanto.Scorsese satura la película de homenajes a directores clásicos,sobre todo a Hitchcock.Escenas en el faro,plano de la ducha,el acantilado,etc.A estas alturas de la película,ya no era necesario todos esos guiños.La escena de la pizarra me parece francamente ridículas.No obstante,el filme se deja ver.Lo mejor;el principio,ese barco avanzando a través de la niebla que ya preludia la amenaza y la locura cuando se divisa la isla.
    Scorsese para mí hace tiempo que dejó de interesarme.Me pregunto dónde fue aquel director de Taxi Driver,Toro salvaje,Malas calles.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    Siguiendo la pista de mi admirado Crowley llego hasta tu blog, que me parece estupendo.

    Creo que estamos de acuerdo en lo esencial de una película que está siendo muy sobrevalorada en algunos ámbitos.

    Aquí me entero de que Scorsese quiere darle el papel de Sinatra a su actor fetiche. Pues mucho tiene que caracterizarse para parecerle en algo. Pero bueno... el cine es magia y hace milagros... ya veremos.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Wooo amo tus reseñas y las peliculas que recomiendas, pero realmente me sorprendio que pusieras una cancion de soko xD
    no es muy conocida que digamos :B
    te sigo 8Y)
    cuidese :*

    ResponderEliminar
  5. Ya veré esta (parece más asequible y no requiere estar unos cuantos días concentrado para verla). De momento estoy de acuerdo con que tras "Casino" ya no ha hecho nada que me guste tanto. A ver si Robert de Niro es esencial para Scorsese. En "Gangs" me pareció, durante toda la película, que de Niro había rechazado el papel de Day-Lewis... Por cierto, la sesión de cine de esta película fue la penúltima gota de agua que me hizo volver a una sala de cine en contadísimas ocasiones.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que tiene muchas referencias al cine clásico; o mejor dicho, casi plagios, además de ser en cantidad excesivos. Pero a mi modo de ver es de los mejor que ha hecho si lo comparamos con lo que ha dado de sí desde 1991. Es un blockbuster en toda regla, para entretener y recaudar, esa es su medida. Pero dentro estos parámetros, me parece entretenida y el guión resulta. Y conste que DiCaprio no me gusta. El final fue para mí una sorpresa, a pesar de que la crítica no para de achacarle cierta previsibilidad, aunque sí que la escena final es algo ortopédica. Claro que... no he leído el libro.

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  7. Pues yo sí que le veo cierto aire a lo sinatra...

    ResponderEliminar
  8. Crowley: la verdad es que me lo pasé bien viendo la película hasta que el guión se resbaló por una peligrosa pendiente. Un disfrute visual de cualquier modo.

    Francisco Machuca: tomó nota de la recomendación de la novela. Scorsese no es el mismo, no, al menos desde que "adoptó" a DiCaprio.

    Scotty: DiCaprio ya defraudó cuando se metió (lo intentó) en la piel Howard Hughes. Veremos que da de sí en la de Sinatra.

    CapTain Mad: Soko fue un descubrimiento propiciado por un blog amigo: la casa del tio Sain.

    Tomas Serrano: pues Daniel Day Lewis me pareció de lo más aprovechable en "Gangs of New York", al menos se intentó currar su papel y es un actor que me gusta: "Pozos de ambición", pongo por caso. Y sí, "Casino" marcó un final. Supongo.

    Babel: a mí me gustó más "Infiltrados": al menos salía Jack Nicholson. "Shutter Island" se ha quedado muy cerca de ser una gran película. El giro del final, un poco mejor construido, hubiera sido apoteósico.

    Iban: sí se parecen, sí: en el azul de los ojos.

    Saludos a todos y gracias por caer por aquí, que nunca os lo digo.

    ResponderEliminar
  9. No he visto la peli todavía, así que he leído la última parte del post con un ojo abierto y otro cerrado.
    La verdad es que también echo de menos al Scorsese de "Taxi Driver" o incluso "La Edad de la inocencia". "Infiltrados" no estuvo mal, hasta que vi la versión japonesa de la que supuestamente hizo el remake. ¿Se puede tener más geta? ¿La has visto? No es que se inpire en ella, es que le copia plano a plano, encuadres, escenarios...es alucinante.

    Di Caprio siempre me gustó, ya sabes...soy una chica jajajajajaja. Creo que una de sus primeras películas fue "¿A quién ama Gilbert Grappe?", con trece o catorce añitos. Hace de retrasado mental y puedes creerme si te digo que no me lo podía creer cuando lo vi actuar en otra película, con otro papel. Pensé que era retasado de verdad, fue un pedazo de interpretación.
    Es guapito y esas cosas, pero no lo veo como la típica cara bonita, creo que actúa muy bien y me parece un tipo serio y muy profesional.
    Por cierto ¡es una maldad decir que está gordo! jajajajaja.
    Espero verla pronto, ya te contaré.
    Besitos.
    Y aprovecho para saludar a don Francisco Machuca, que se prodiga muy poco últimamente.

    ResponderEliminar
  10. Por ahí tengo comentadas ambas: "Infiltrados" e "Infernal affairs", película hongkonesa del año 2002: "Infiltrados" no es un remake, no, es una copia casi perfecta. Para más inri "Infiltrados" se llevó el Oscar al mejor guión adaptado, o sea, copiado.
    Eso de que pensaras que DiCaprio era retrasado de verdad es buenísimo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Joder ¡cómo sois los tios! qué panda de envidiosos
    jajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  12. Estimado Licantropunk, aun no he visto esta pelicula, lo cierto es que DiCaprio sigue pareciendo un muchachito en vez de un hombre maduro, de cualquier forma, es un Scorssesse y estoy seguro que debe estar buena, un saludo.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡ ATENCIóN SPOILER !!!
    Busco compartir mi teoría...
    En la escena final, a lo lejos, el director del centro (Ben Kingsley) habla con los agentes federales que enviaron a DiCaprio a investigar a la isla, pero le comunican que ha perdido la cabeza y ahora está como un cencerro, por lo que debe quedarse allí recluido.
    Su compañero del FBI confabulado en la conspiración para proteger las actividades secretas en la isla, se acerca a él para confirmar a los jefes de DiCaprio recién llegados al hospital psiquiátrico que ha caído en la locura.
    Leonardo, al ver que pasará el resto de sus días en la isla y que parece inútil rebatir la trampa que le han tendido para evitar que salgan a la luz los experimentos que allí se realizan, decide rendirse y asumir la lobotomía.
    No sin antes dedicarle la frase final a su compañero: "Es mejor morir como un hombre bueno que vivir como un monstruo", refiriéndose a su propia muerte como un "hombre bueno" que quiere desvelar la verdad y a la vida de sus captores como "monstruos".
    Su compañero, en un atisbo de arrepentimiento le llama por su verdadero nombre "TED!!!"

    ResponderEliminar