lunes, junio 26, 2017

"Piratas del Caribe: la venganza de Salazar", de Joachim Rønning y Espen Sandberg

Lo que más me ha sorprendido de esta película, ha sido ver al insigne Sir Paul McCartney (ese ser al que mataron muchos años atrás sustituyéndolo por su abuela) haciendo un cameo. Ya estaba acostumbrado a la escena en la que, en alguna otra entrega, aparecía Keith Richards, estrambótica leyenda del rock que al parecer sirvió en su día de inspiración para la composición del personaje del  capitán Jack Sparrow, pero que en esta última McCartney le haya sustituido, como si hubiera estado calentando banquillo hasta el minuto 85, los Beatles de segundo plato de los Rolling... hoy me siento malvado.
El viento sopla en las velas y el espíritu libertino de los piratas nos ha acompañado siempre: sabíamos de sobra lo que era un kraken, un maelstrom, la isla de la Tortuga, la Mota Negra o el Holandés Errante: por las novelas de aventuras que ya no se regalan a los jóvenes, Robert Louis Stevenson y Emilio Salgari ante todos, de Long John Silver al Corsario Negro; por el cine con los clásicos protagonizados por Errol Flynn o Burt Lancaster o incluso aquella "Piratas" de Roman Polanski que supongo que casi nadie recuerda; o por los cómics de "El Corsario de Hierro" o del periplo pirata de Conan junto a la fiera Bêlit. Pero si un pirata fue icono de mi generación, sin duda hay que marcharse del Caribe y viajar al sudeste asiático, con un televisor en blanco y negro, en busca de Sandokán.
"Piratas del Caribe" se entroniza como un derroche de efectos digitales que, sello de la casa, dejan poco espacio a la imaginación. Además de la inmensa popularidad adquirida por el capitán Jack Sparrow encarnado de manera única y singular por Johnny Deep, la saga se ha caracterizado por sus salvajes grupos de malos, modelados de manera extrema por el ordenador más cercano, ejércitos fantasmagóricos a los que no les falta detalle. Tanto el capitán Barbosa (Geoffrey Rush), como Davy Jones (Bill Nighy) o el más reciente Salazar (Javier Bardem: el más reciente y el menos carismático de todos ellos), lucían fabulosos en la pantalla grande: ya no hay límites a la hora de materializar en el celuloide (que ya no existe, soporte invalidado para las nuevas técnicas de rodaje) lo que sea.
El cine como parque de atracciones. Y de uno de ellos, de una de sus instalaciones más populares, surge la idea de la saga "Piratas del Caribe". Y el triunfo comercial de las películas lleva más gente al parque, y el bucle del dinero se realimenta y crece y crece. Puro divertimento estos "Piratas del Caribe", aunque también son capaces de aburrir: la acción y la aventura han de tener un cronómetro corto en la mano del realizador. Pero es posible que esta quinta haya resultado menos plomiza que sus predecesoras y quizás lo sea por la velada intención, o así lo parece, de no hacer una sexta. Quinta entrega para ir cerrando todos los temas y temillas que quedaban pendientes de capítulos anteriores. Quinta con vocación de última, de colofón, de comer perdices para siempre y todo eso, si bien el final de los créditos deja, tímidamente, abierta la puerta a que, si los fondos de inversión quieren, la Perla Negra, siga surcando los Siete Mares.

12 comentarios:

  1. No es tan aburrida como la segunda pero sigue demasiado apegada al Blockbuster con esa media hora interminable con sus explosiones y efectos especiales. Prefiero la anterior, con Keith Richards y la escena de las sirenas. Lo mejor quizá el robo del banco entero del inicio.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo escenas como la del robo del banco, y no dejo de preguntarme cuánto hay de efecto especial artesanal y cuánto de virtual. Te dicen que el banco era de cartón piedra y ya no te lo crees.

      Eliminar
  2. Se ha mojado usted de veras con esta crítica reseña o ¿es que se ha caído por la borda del reposabrazos? La enlazo en mi Facebook.

    ResponderEliminar
  3. Las dos primeras me gustaron. Poco a poco la franquicia ha ido a peor, al menos para mí. Se hace pesada y cansina.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sucede lo mismo. Pero desde la primera, me temo.

      Eliminar
  4. ¡Hola Mr. Licantropunk! Sigo aqui, muy buena su entrada anterior, al igual que esta y todas las anteriores; aun no he viusto esta nueva aventura de piratas, de seguro pronto lo hare, la anterior no me parecio una maravilla, ya vere esta. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. La primera, por lo de la novedad, el resto es insufrible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las he visto en DVD, excepto esta última que me tocó verla en el cine. Y no, no es una saga de la que me declare devoto.

      Eliminar
  6. ¡Con lo que me gustan las películas de piratas (como bien reseñas en tu segundo párrafo)... y de las mujeres piratas también (esa joya de Tourneur)... y lo poquito que me ha enganchado esta saga! Me entretuve con la primera... y la segunda ya me aburrió soberanamente y no he vuelto a ver ninguna más.

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
  7. No vi ninguna... Pero por lo leído creo que no me pierdo de mucho 😁

    ResponderEliminar