domingo, noviembre 06, 2016

"El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares", de Tim Burton

Conocía el factor de que esta película es la adaptación de una novela que ha sido un éxito de ventas, un best seller para el público lector infantil estadounidense. ¿Fidelidad al libro? No lo puedo saber, no lo he leído, pero espero que no sea otra "Alicia" que nadie quería ver. La obra inmortal de Lewis Carroll también es un superventas, lo es desde hace 150 años, y conocer que Tim Burton iba a abordar la historia de la niña que entró a la madriguera de un conejo fue motivo de júbilo hasta que presenciamos el resultado: queríamos una Alicia fiel a la letra leída que representara una alternativa icónica a la Alicia imaginada por los artistas de Disney en 1951, dibujo animado que seguirá siendo canónico, me temo.
De entrada el reparto anima. El protagonismo cae en Eva Green como Miss Peregrine (¿será el relevo fijo de Helena Bonham Carter?), actriz que ha dado sobradas muestras de virtuosismo macabro en la serie televisiva "Penny Dreadful", y en Asa Butterfield como Jacob (¿será el relevo fijo de
Johnny Depp?), aquel niño de profundos ojos melancólicos que deslumbró en "La invención de Hugo" de Martin Scorsese o en "El juego de Ender" de Gavin Hood, y al que se le puede aventurar un brillante futuro como actor. Pasaba por allí Samuel L. Jackson, que parece que se toma la película a cachondeo, y deja muestras de magisterio actoral el gran Terence Stamp.
Intentando ser imaginativa, la trama termina por ser embarullada: el bucle temporal que ancla la escuela de Miss Peregrine en un solitario día de 1943, inicialmente bien explicado, acaba siendo un laberinto de celuloide. Tenía buena pinta esa escuela de jóvenes talentos (versión X-Men) o de niños Jedi (versión Starwars), pues a pesar de no ser una idea excesivamente original, se compensa con las habilidades desconcertantes de los pequeños. Pero la película cansa por repetición, ya que la segunda mitad se centra en presentar múltiples enfrentamientos entre fuerzas del bien y del mal, en distintos escenarios, escenas de combate pobremente justificadas que redundan en cierto aburrimiento visual: aparece el tedio, el producto inflado, el guión paupérrimo.
En una escena se vislumbra el barrio de adopción de "Eduardo Manostijeras", prácticamente el mismo plano, aquel típico suburbio californiano que también era el entorno de origen de Tim Burton. Y al origen debería volver el cineasta de Burbank, en busca de las raíces de su estilo: menos es más: renunciar a la pirotecnia visual ("Big Eyes" parecía avanzar en ese sentido), al producto lucrativo, a que la firma Burton sea un parque temático. El cuento sencillo de "Big Fish", la trama patética de "Ed Wood", el relato lúgubre de "Sleepy Hollow": la imaginería sensible y macabra que caracterizaban a aquel fenómeno ilusionante que se denominó cine de Tim Burton.

10 comentarios:

  1. Leí primero la novela. Justamente con la portada que tú pones en la cabezera del texto, y no la reedición con la portada de la peli. Me gustó bastante, pero luego descubrí que es una trilogía y me dije: Por aquí no paso. La película tiene momentos, pero una película no se justifica por esos momentos. Es, como bien dices, aburrida. La escena de la batalla en el parque de atracciones me parece, sinceramente, un pastelazo de película de televisión del domingo. Me hizo gracia ver a Tim Burton subido en la noria y donde le cae un esqueleto en todo el careto. Creo que a Burton no le ha ido demasiado bien el digital. Sus primeros filmes son encantadores. El resto, muy irregular y muy por debajo de sus enormes posibilidades.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recojo tu última frase: por debajo de sus posibilidades. Quizás esa sea la peor sensación, la que también se produjo cuando adaptó "Alicia", la sensación de que se podría haber logrado una gran película y de que todo se fue al garete.

      Eliminar
  2. Mr. Licantropunk, lei la primera parte de la novela, y me queda a la espera la segunda, que pronto leere y la tercera cuando salga, la primera novela me gusto; en cuanto a la pelicula, aun no la he visto, pero desde hace un tiempo,ando algo peleado con los films de Burton, ya vere. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tengo oportunidad le echaré un ojo, o los dos, a la novela, a ver si encuentro en ella el atractivo que la película me ha negado.

      Eliminar
  3. Ya empezando por las letras de "niños peculiares" de la cartelera, pésimas para lo que suelen ser... Ojo, y son mucho peores que en la cartelera original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí que es una análisis profundo, sí señor. Si te refieres a las de la foto que pongo al principio de la entrada, últimamente ando peleado con las portadas modernas de los libros, no me gustan nada, por lo general.

      Eliminar
  4. Lo mejor de la película creo que es su parte central. Tarda mucho en arrancar y el tramo final es muy repetitivo como dices, con el papel de Samuel L. Jackson alargado desmesuradamente como ya hizo Burton con Johnny Deep en su versión de Alicia en el País de las Maravillas. Me temo que Burton no ha hecho gran cosa desde "Big Fish, y esperaba mucho de "Big Eyes" por contar con los guionistas de la excelente "Ed Wood", mi favorita.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El director decide la duración, que para eso dirige, aunque hay decisiones que parecen tan sumamente malas que nos hacen dudar de la capacidad para dirigir del individuo. O de la corporación, claro.

      Eliminar
  5. ... Yo he disfrutado mucho con Tim Burton, pero dejé de ver sus películas a partir de la del peluquero..., que me dejó triste, triste, triste, pero me gustó. Luego no ha vuelto a apetecerme..., pero espero su vuelta con ganas... No puedo explicar lógicamente por qué dejó de apetecerme. Casí, casi lo consiguió con Big eyes (que todavía no he visto), es decir, que volviera con él a una sala de cine... Y ahora con esta de los niños peculiares también me entraron ganas... pero no, tampoco he ido.

    Adoro Eduardo Manostijeras, Ed Wood y Big fish. Yo creo que pronto, un día, me apetecerá de nuevo entrar en una sala con una película de Tim Burton en pantalla

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay el peluquero, la del peluquero es una obra maestra comparada con la que vino después. "Big Eyes" me gustó cuando la vi, pero ya no sé si fue la película o el tema tratado, que por supuesto son inseparables, luego me gustó.

      Eliminar