viernes, enero 07, 2011

"Balada triste de trompeta", de Álex de la Iglesia

Y si no queda satisfecho, le devolvemos su dinero.
Una promesa tan seductora, una oferta tan apetecible: la ausencia de riesgo: lléveselo y si no le gusta o no le queda bien, me lo trae sin ningún compromiso, que se lo cambio por otro o le devuelvo el dinero. O le hago un vale. Seguro que hoy las tiendas están llenas de gente pidiendo que se cumpla el trato.
La industria cultural no tiene en cuenta ese lema tan popular, eslogan típico de la sociedad de consumo, una frase mil veces oída que acudió a mi mente al abandonar la sala de cine. La cultura no tiene garantía de devolución. Si una camisa, enfrentándose a la prueba suprema del espejo de tu casa, no te produce el placer estético esperado (algo que por regla general suele suceder), el mayor problema será encontrar un momento para volver a la tienda (algo que tampoco sobra) a realizar el trueque. Pero si compras un libro, un disco o una película, o una entrada para asistir a un concierto, o para ver un museo o para ir al cine, y el producto no cubre la expectativas, la decepción será un triste colofón a tu dispendio económico. Comprar cultura es un riesgo, la adquisición de un bien intangible, de una esperanza.
Los pataleos del establishment intelectual, en forma de columna periodística, que han seguido al rechazo parlamentario de la ley Sinde (una ley con la que, por otro lado, estoy de acuerdo en algunos puntos -páginas web que se forran ofreciendo un producto con el que no están autorizados a comerciar- y casi nada en las formas -justicia rápida para delitos que ni siquiera está claro que lo sean), intentan en su mayoría igualar el objeto que venden al de cualquier otro bien de consumo genérico, sin evaluar la calidad de lo ofrecido ni su valor intrínseco. ¿Por qué cuesta lo mismo (o más) una película (o libro, o canción) mala que una buena si no cuesta lo mismo un utilitario que un deportivo, por ejemplo? ¿Por qué hay tan poca diferencia de precio entre pagar por ver una película por Internet o comprar el DVD  ("Origen" de Christopher Nolan cuesta unos 15$ en Itunes, más o menos lo que cuesta el DVD en cualquier web de compras)?  Y, para el caso de "Balada triste de trompeta", ¿cuál es su presupuesto y cuánto ha salido del bolsillo del contribuyente (muchos organismos oficiales en los créditos iniciales, como en todas las películas españolas)? ¿ por qué ver cine español no cuesta menos que ver una película norteamericana, ya que muchas películas (o todas) están subvencionadas por el estado y de ese modo promover que vayan más espectadores a las salas? Culpar al "pirateo" de todos los males del cine español es ver sólo una parte del problema, la parte que más interesa destacar. Sólo queréis ver las obras maestras que hacemos por la patilla, malvados.
Si yo fuera una persona consecuente con las sensaciones que me ha dejado la última película de Alex de la Iglesia, no volvería a ver ninguna película suya. Quizá ni tan siquiera volvería a ver ni una película española más, pues el director es además presidente de la Academia de las Arte y las Ciencias Cinematográficas de España y exponente del estado del arte de un género cultural. Pero no será así. Me parece un buen director de cine y ha realizado varias grandes películas. Sabe resolver secuencias complejas y rueda escenas de acción como pocos en este país. Su última cinta recuerda al cine de Tarantino, sobre todo al genial what if... histórico que era "Malditos bastardos". Pero si una seña de identidad tiene el director estadounidense es la de realizar escenas de acción que complementan un guión y no al revés. "Balada triste de trompeta" está colmada de diálogos pueriles, excesivamente teatrales, que salpican un hilo argumental descabellado y deslavazado, carente de tensión y de emoción y repleto de sangre y de heridas. Por destacar alguna bondad, sobresalen las actuaciones de los dos actores protagonistas: Carlos Areces (ese tremendo Rosario de "Museo Coconut": tv for freaks) y Antonio de la Torre. El primero realiza una escena dura y sorprendente (recordando a Paco 'el Bajo' en "Los santos inocentes" de Mario Camus o el comienzo de "El pequeño salvaje" de François Truffaut) que es de lo mejor de la película, y el segundo encarna a un bipolar payaso-amable/terrible-maltratador con un gran nivel de credibilidad. Pero llega un punto en que al director se le va la mano del todo y el enfrentamiento entre el payaso triste y el payaso listo (como en aquella "Muertos de risa", del mismo director, el odio feroz entre dos humoristas: me gustó bastante o al menos bastante más que esta triste trompeta) termina convertido en una especie de combate salvaje a muerte entre el Joker y Dos Caras, con el Valle de los Caídos transformado en la azotea del edificio más alto de Gotham. Qué desperdicio. Qué desastre. Tendría que haberla hecho en 3D, que en esas el guión importa poco y los planos picados de la cruz gigantesca hubieran quedado fetén. Y se hubieran fastidiado los piratas, esos facinerosos.

Al parecer Álex de la Iglesia se inspiró en esta canción de Raphael (aparece en "Sin un adiós", de Vicente Escrivá) para hacer su película: lamentos trompeteros.

16 comentarios:

  1. Película sin ningun sentido. Lo mejor, con diferencia, es el temazo de Raphael imitando a las trompetas con su voz!!!

    ResponderEliminar
  2. Había oído y leído críticas malas. Y tú constatas. Ya tengo claro que no iré a verla, jeje. Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Amigo Licantropunk, vaya por delante, a pesar de que a mí me ha entusiasmado la película, que su texto me ha parecido maravilloso y estoy de acuerdo con él en casi todo (menos en la valoración del film).
    La ley de pirateo, como bien dices, estaría bien aplicarla a quienes se lucran vilmente sin merecerlo, pero hay formas y formas, y las que se iban a emplear, no son para nada permisibles.
    Tu disertación sobre por qué cuesta igual una peli española que una extranjera, me parece de lo más acertado, ya que esos films se hacen, en parte, con dinero nuestro transformado en subvenciones. Y sí, deberían devolvernos el dinero si algo no nos gusta o no nos satisface como debiera, como creíamos o como nos han hecho pensar.
    Y no, el pirateo (que todos hacemos en mayor o menor medida) nada tiene que ver con los males que asolan el mundo, por mucho que algunos se empeñen.
    Y en lo referente a la película, sólo diré que me ha parecido soberbia y de lo mejor del cine patrio en años, pero claro, eso es tan subjetivo que no tiene veracidad ninguna, ¿no?. El caso es que en lo otro, lo verdaderamente importante, estoy al 100% de acuerdo contigo.
    Un saludo y feliz finde.

    ResponderEliminar
  4. Mr. Licantropunk, yo aun no la he visto, espero verla algun dia y que me guste, aunque mas no sea un poco; por otro lado, en este mundo le puedo asegurar que existe un lugar en el que si a usted no le gusta el producto que compro, ya sea un comic u otra cosa, lo puede cambiar tranquilamente por otro totalmente distinto, esa es la politica de mi jefa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. "[...] no volvería a ver ninguna película suya. Quizá ni tan siquiera volvería a ver ni una película española más." Boutade a la que me apunto. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. El especiero: pues no sé si es lo mejor, pero escalofriante... un rato.

    Kez: espero que no sea sólo por mi opinión. De hecho hay opiniones muy a favor y personas que se lo han pasado muy bien con esta película. Yo no tuve esa suerte.

    Crowley: está claro que hay que controlar los desmanes que se están produciendo en el sector audiovisual pero el que quiera retornar a la situación del mercado de hace quince años lo lleva crudo: nadie quiere CDs ni DVDs. El soporte actual, en uso para la música o el cine es una pequeña cajita que contiene miles de discos o películas y es lo que se quiere usar.
    Una petición ¿por qué no escribes una crítica a la película y nos descubres lo que los demás no hemos sido capaces de ver? En "Puerta de Babel" he leído también parte de tus opiniones.

    J.G.: para mí de lo mejor que tiene la película, esa parte.

    Belknap: deme esa dirección ya. En los sitios que conozco, si desprecintas el producto o tardas en ir a cambiarlo, olvídate. Y de que te devuelvan el dinero de una entrada de cine... será que el cine ardió en llamas.

    Angelus: la frase termina con "Pero no será así". De hecho aquella noche al volver del cine me vi una de Buñuel, para cambiar el animo. Claro, que no sé si vale.
    En fin, mis boutades son muy malas: no me las creo ni yo.

    Saludos a todos y vayan a ver cine español.

    ResponderEliminar
  7. Aquí tienes a uno que no la verá: no soporto las películas españolas (hombre, alguna salvo...), y menos las relacionadas... Vaya, repito boutade... Bueno, en serio, que mucho habría que decir sobre los precios y las "devoluciones" culturales. A mí poco me van a ver en un cine con lo bien que se está en casa. Prefiero cien veces una mala copia en mi tele que una borrosa o ensordecedora en el cine con palomiteros al lado. La magia pasó a la historia...

    ResponderEliminar
  8. No tenía, y sigo sin tener ningún interés en ésta peli, sorry pero el cine de Alex de la Iglesia me agobia, nunca he sido capaz de disfrutar de él más allá de los diez primeros minutos... algo personal, lo sé, que poco tendrá que ver con su calidad, creo.

    Es curioso, de lado, pero algo del cine español comento yo en mi último escrito. Y como decía ahí... estaría genial que el cine español fuera rentable pero mucho más que también fuera interesante, no? Listillos gafapastas, proclamo!! jeje.

    El tema del pirateo tiene mucha miga, lo mismo un día de estos me da un punto raro y me desahogo en el blog... pero mi postura se mueve muy cerca de la tuya a juzgar por lo leído.

    Saludos mañaneros!!

    ResponderEliminar
  9. Yo también he escrito sobre la película, y la verdad tampoco la dejo muy bien parada. Para mí la clave del guión es que empieza bien, pero acabas no creyéndote nada. El punto de inflexión está, a mi parecer, cuando en la feria el payaso gracioso coge por banda al triste con la novia y le da una tunda, cuando llega la policia también les pone a caldo. Quién en su sano juicio se puede creer que ese tío salga de la cárcel depués de pegar a los grises en 1970 y pico???, Y además sin moratones para más descojone. Eso sí, encanta la escena de Santiago Segura.

    ResponderEliminar
  10. Licantropunk, respecto a la película estamos totalmente de acuerdo. Eso que fui a verla con una actitud positiva y tratando de encontrarle el punto, pero ni así. Sobre el resto de tus líneas, las suscribo totalmente: se potencia el cine español con cuotas de sala pero no se hace nada que motive al público a acudir a verlas, además de que cada vez son todas más parecidas y versando sobre temas similares: guerra civil, comedias mediocres de trentañeros... Alguna se salva, pero pocas. Por otro lado, la industria que vive alrededor de cine y musica debe renovarse para adaptarse al mundo de las nuevas tecnologías: el problema no es de los internautas sino de sus empresas. El tema es viejo, y ejemplos, miles. Como que a ningun fotógrafo se le ocurre montar una tienda de revelado de carretes cuando aparece la cámara digital. Y los que la tenían, a reconvertirla y ofrecer algo atrayente y adaptado a los tiempos o a cerrar. Ley del capitalismo, pura y dura.

    Por cierto, el presupuesto de la balada, tengo entendido que sobre seis millones de euros. Saludos!

    ResponderEliminar
  11. A Álex de la Iglesia le tengo aprecio,de verdad.Tiene talento y es un excelente escritor.El día de la bestia,La comunidad y 800 balas son películas más que respetables.Balada triste...es una película con el mismo modelo que las anteriores.Inicio,nudo y desenlace muy similares,pero ésta es la más friki de todas.Quizá como cómic podría funcionar,como filme,me parece una de sus peores películas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hace tiempo que De la Iglesia dejó de interesarme. Leyendo algunas críticas me voy convenciendo que no me estoy perdiendo nada del otro mundo (a pesar de la fascinación que ha mostrado Crowley).

    En cuanto al pensamiento sobre la "devolución del importe", "precio del producto nacional" y consideraciones varias sobre piratería (¿piratas que se dedican a compartir? ¡Vaya cosa rara!), no podría estar más de acuerdo con usted.

    Te recomiendo una lecturilla al respecto, a lo mejor un día de estos la Sinde te invita a una de estas cenas, jaja.

    Saludos, y buen sinde (perdón, buen finde)

    ResponderEliminar
  13. No creo que la vea. De la Iglesia me decepciona una y otra vez. Solo "El día de la Bestia" y, quizás, "La Comunidad" pueden pasar sin que pidamos la devolución de nuestro dinero.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. unasguindillasjose11:32 a. m., enero 30, 2011

    Un truño infumable en general, quitando algunas escenas cómicobélicas como la de Santiago Segura con la espada matando a diestro y siniestro.

    Por lo demás, una versión enfermiza de un capítulo de Los Serrano en la que un jabalí se punza a Santi y una rubia tetona no sabe elegir entre dos payasos traumatizados en la infancia, cada uno con lo suyo.
    Parte del guión podría ser de El milagro de P.Tinto con el motorista volador y su polémica con el turbo, pero un poco desubicada en esta peli de Alex de la Iglesia. Sin ánimo de ofender a esa comedia que, aunque rara, no dejo de recomedar verla ("Pooooor queeeeeeeé?, desde lo alto del tejado con la bombona de butano.)

    O el tuerto mafioso de "El síndrome de Ulises", que, sin lugar a dudas hace unas actuaciones cómicas cojonudas.

    En fin, un compendio de figuras cinematográficas sin parangón, incluyendo a mi querido Carlos Areces, y al de Gordos (otro peliculón comparado con este, y eso que no ha sido de los que más me han gustado), pero sin orden ni concierto.

    A ver si con esto de la Sinde y la que se está preparando ahora, se pone un poco las pilas el Church's Alejandro y nos deleita con cine de verdad y no de "a ver qué sale".

    ResponderEliminar
  15. unasguindillasjose: las guindillas y yo: graves problemas de incomunicación: si yo le contara...
    El término truño es acertado para definir esta película: certero como el disparo de un francotirador serbio, afilado como una katana de Hattori Hanzo . Ojalá se pareciera remotamente a P.tinto. Ahora que lo dices "Balada" podría haber sido una buena comedia pero se ha intentado dar un mensaje trascendente de víctimas de la guerra civil que se ha terminado de cargar el invento. La próxima de de la Iglesia: "Muerde la almohada" (por un western antiguo llamado "Muerde la bala"): dedicada a...
    Saludos y gracias por la visita, unasguindillasjose. Para la próxima, joseponelparte. Nada, ni puto caso.

    ResponderEliminar