sábado, noviembre 05, 2005

"Oldboy", de Chan-wook Park

Pecado, penitencia, remordimiento, castigo. Historia de una venganza oriental extremadamente refinada, que produce un thriller intenso con aires de producción de Hollywood, muy bien realizada. Estética Matrix, aunque bastante más sangrienta, para una tragedia clásica. Y toques de Julio Medem, de Almodovar.
Corea del Sur también existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada