miércoles, marzo 01, 2017

"Comanchería", de David Mackenzie

Hell or High Water, en su título original, una expresión que se podría traducir por contra viento y marea, la determinación insobornable de llevar algo a cabo. Un par de desperados, al igual que aquellos forajidos que surgieron de la Gran Depresión de principios del siglo XX, en Estados Unidos, nombres míticos como el del cinéfilo John Dillinger o la no menos cinematográfica pareja formada por Bonnie Parker y Clyde Barrow. Bandoleros fugitivos que recabaron sin problemas el apoyo popular de su época hasta transformarse en héroes de la clase trabajadora: corre y despluma al banco que ha estado robándome durante tantos años.
Otra película de bank robbers, una que se podría clasificar simplemente como una más sino fuera por su poderoso trasfondo social. La cinta desvela dónde hay grandes posibilidades de encontrar la veta de descontento de la que se ha alimentado el actual inquilino de la Casa Blanca: la equis sobre el mapa: polvorienta tierra de oportunidades abandonada a su suerte: los blancos que echaron a los indios, los bancos que echaron a los blancos. Three tours in Iraq, but no bailout for people like us, reza una pintada sobre un muro desolado: dar todo, la propia vida, y recibir olvido como moneda de cambio.
John Sayles con "Lone Star" adornó el western fronterizo moderno de realismo mágico, la reciente "600 millas" de Gabriel Ripstein traspasó la frontera para destapar el lado más salvaje de la hipocresía estadounidense hacia su vecino del sur y los hermanos Coen dejaron a un lado su sentido del humor adaptando la literatura rotunda de Cormac McCarthy en "No es país para viejos". Ninguna de ellas contaba nada bueno: pocas esperanzas al sur del río Pecos. "Comanchería" no les llevará la contraria.

13 comentarios:

  1. A mí me ha recordado a "No es país para viejos", efectivamente. Pero ni una ni otra me parecen muy allá... Es como una anecdotilla, poco más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comento que lo que la diferencia de ser una más es la lectura política. Supongo que cuando la rodaron ya estaba el amigo Donald en campaña, pero ni en sueños pensaría el director que se iba a utilizar tanto esta película para justificar esa América de Trump: sueños convertidos en pesadillas.

      Eliminar
  2. Excelente película, gran atmósfera de desazón. Me gustó esta visión melancólica, como de western contemporáneo cubierto por el polvo del tiempo. También me gustó la referencia (espero no exagerar, je, je) a "High Sierra" de Raoul Walsh.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tono, el tema, la ambientación. La película permite la referencia a muchas otras.

      Eliminar
  3. Mira, amigo mío, te dejo aquí los motivos por el cual me gusta esta película.

    1) Porque la gran literatura norteamericana del siglo XX no sería la misma sin estas mujeres sureñas: Katherine Anne Porter, Carson Mccullers, Flannery O'Connor, Eudora Welty y Harper Lee. Ellas dejarán, junto a Faulkner eso que se dio en llamar el "gótico americano", es decir, pueblos racistas, con resentimientos, familias que ocultan lo peor, subnormales que babean y le arrojan piedras. En ruido y la furia. La novela negra y el cine negro no viene de la ciudad sino de los pueblos de mierda que no constan ni en los gps. ¿En dónde ocurre eso de El cartero siempre llama dos veces? Bar de carretera; tipo sin un duro en el bolsillo chaqueta al hombro. Tía buena que vive en mitad de la nada. Polvo (en la carretera) y otros muchos entre el tipo y la tipa. Luego vendrá el asesinato.

    2) Los elementos claustrofóbicos de la novela negra más rural están presentes, con sus secundarios carismáticos, sus herederos misteriosos, líos de negocios, bares "after hours", terratenientes dudosos que quieren comprar propiedades, gasolineras abandonadas, oficinas de sheriff con agentes de la ley poco fiables, etc. Ahí tenemos escritores de primera magnitud: Jim Thompson, Fredric Brown, Robert Bloch y toda la literatura policiaca y terror de los pulps americanos, llegando hasta James Lee Burke y Cormac McCarthy.

    3) El terror americano sucede en los pueblos, como también sucede en toda la literatura de Stephen King. Incluso la ciencia ficción norteamericana tiene su antecedente en el pueblo con Robert Siodmak y su novela premio Hugo Estación de tránsito, y ya ni te cuento de La invasión de los ladrones de cuerpos.Soy leyenda de Matherson no es más que una gran ciudad convertida en un pueblo de mierda.

    4) ¿Dónde se ubican las mejores películas del género? No se pueden mencionar aquí todas, pero me temo que la mayoría de ellas no suceden en las grandes ciudades iluminadas por el neón que parpadea. ¿Sed de mal? ¿El parador del camino? ¿Psicosis? ¿A sangre fría? ¿La noche del cazador...? En Las Vegas no se han hecho tan buenas películas, ese lugar es para el Rat Pack.

    5) Una vez vista, leída y asimilada toda esta vasta cultura americana que nos encanta a todos, ¿cómo no puede gustarnos Comanchería? Esta película es todo esto. Aquí siempre vemos a lo lejos, en esas calles vetustas a gente mayor, y el poli mestizo le pregunta al gran Jeff Bridges si viviría en un pueblo como ese, donde se ve en cada esquina pasar una bola de rastrojos, pero ojo, no hay que llevarse a engaño, bajo todo esto se oculta y se destapa lo peor de nosotros.

    Perdona este comentario tan largo, pero me he quedado bien a gusto.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdonar nunca, agradecerte, en todo caso, un comentario tan extenso y que he disfrutado mucho leyendo. "Comanchería" hereda a tantos otros que supieron leer con acierto su tiempo y su tierra. Escuchando tus motivos no hago otra cosa que afirmar los míos para seguir pensando que es una gran película.

      Eliminar
  4. Pues ya hay un buen saco de películas del mismo estilo... ¿Estamos hablando de una vuelta de tuerca amarga al western clásico? Después del western épico, del de aventuras, del psicológico y del crepuscular, parecía finiquitado el asunto; pues no.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aúna todas esas características y, como indico en la entrada, tiene alguna más. ¿Western político? ¿Western documental? ¿Reality western? Las grandes películas de todas las épocas han sabido reflejar su tiempo. En eso "Comanchería" destaca.

      Eliminar
  5. Sí, me gustó mucho Comanchería, era una de mis favoritas. Efectivamente refleja su tiempo. Me ha gustado por cómo me cuenta la historia, por cada uno de sus personajes (hasta los más secundarios), por esos hermanos y el último refugio, por el sheriff y su compañero... y el juego de espejos entre los cuatro...

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había caído en ese juego de espejos, bien visto: la película refleja, no hay duda.

      Eliminar
  6. Eh!...hace unos días dejé un comentario por aquí, pero se lo ha tragado internet. De todas formas, no importa. No añadía nada que no digas tú o diga Melmoth... Coincido plenamente con él. A mí me ha parecido una de las mejores películas de los últimos meses. Por toda la literatura que subyace en su historia, por las imágenes absolutamente maravillosas, por un guión de primera, por el reflejo de esa clase media americana machacada, por lo que tiene de western...y por Jeff Bridges...inigualable.
    Y me alegra coincidir con vosotros porque últimamente no he visto más que peliculillas que todo el mundo alaba y a las que yo no les veo ninguna chicha. Empezaba a pensar que se me estaba oxidando el gusto...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por volver a poner tu comentario Lula. Es ésta una película de las que se marcan a fuego en la memoria cinéfila. Con todo lo que ha dicho Melmoth, imprescindible, se podría hacer una entrada propia.

      Eliminar
  7. Hola Licantopunk!
    Te veo siempre entre los comentarios de blogs en común y nunca paso por acá. Acabo de recorrer un poco tu sitio.
    Esta es la mejor película que vi últimamente. No es es que sea una producción espectacular, pero entre tantos fiascos que me he llevado, este me ha sorprendido. Tiene algo, tiene alma.
    Me ha recordado a Sin Lugar para los débiles, también me ha recordado algo de Breaking Bad.
    Lo que no se puede perdonar es la mala elección del doblaje del título. En el doblaje para latinoamérica no estuvieron tan mal, le pusieron "Sin nada que perder". Pero nada les costaba "Contra viento y marea" Supongo que ya debe haber alguna registrada así o por alguna razón que desconozco no la eligieron.

    Abrazo!

    ResponderEliminar