sábado, marzo 03, 2012

"Luces rojas", de Rodrigo Cortés

Pocas ocasiones como la de ayer, la ocasión de acudir a ver una película el día de su estreno, que además es la película de un paisano, de un vecino de tu misma ciudad. Aún más, vamos al cine deslumbrados todavía por aquella fantástica película de hace dos años, "Buried", la realización anterior de Rodrigo Cortés: un listón muy alto que no sabemos si el director será capaz de superar. Aquel gran éxito parece que le ha abierto las puertas a mayores presupuestos y grandes nombres en el reparto. La actuación más destacada es la de Cillian Murphy, cara que sonará de "Origen" de Christopher Nolan o de sus apariciones como el Espantapájaros en los dos Batman del propio Nolan, "Batman begins" o "El caballero oscuro". Sin embargo su nombre en el cartel quedará a la sombra de dos entradas destacadas de la enciclopedia universal del cine: Sigourney Weaver y Robert De Niro: no está nada mal para un director criado a este lado del rio Tormes. La estrella de ambos se ha apagado un tanto durante el siglo XXI, si bien parece que la veta actoral de De Niro está más agotada que la de Sigourney Weaver, cuya actuación resulta más convincente que la de su compañero de reparto (son de la misma generación de actores, más o menos, pero, por lo que pobremente recuerdo, me parece que es la primera vez que coinciden en una película: el que conozca lo contrario que me ilumine, por favor). A mí el aspecto de Robert De Niro en "Luces rojas", me recuerda a Ángel González Quesada, poeta salmantino muy ligado a la primera trayectoria artística de Rodrigo Cortés, cuando ambos actuaban en el "Café Teatro de La Vega". De hecho el poeta hace el personaje del presentador en "Concursante", el primer largometraje de Rodrigo Cortés, cinta protagonizada por Leonardo Sbaraglia, que también aparece en "Luces rojas". Resumiendo, "Luces rojas" me recuerda más a "Concursante" que a "Buried", sin duda alguna. Y si Ángel González Quesada hubiera hecho el papel del mentalista Simon Silver en "Luces rojas", nadie hubiera notada la diferencia salvo al mirar el D.N.I.

Cuando un escultor esculpe, por ejemplo, un conejo a partir de un bloque de piedra, el artista puede resumir su tarea argumentando que él sólo se ha dedicado a quitar de la piedra todo aquello que no se parece a un conejo, en concreto a la imagen de un conejo en particular, aquella que habita en su cabeza: el conejo siempre ha estado dentro de la piedra, diría el escultor, únicamente me he limitado a apartar estorbos de la mirada para que los demás también pudierais verlo. Por tanto el escultor juega con ventaja porque sabe qué figura surgirá al final mientras que el resto le vemos aporrear un pedrusco con una maza y un cincel. Si es un mal escultor, quizás en vez de un conejo aparezca una vaca y el escultor diga que eso era lo que él quería obtener, una vaca, y se quede tan tranquilo. Pero este no es el caso: el conejo siempre estuvo dentro de la chistera: ¿cómo esconder un mirlo blanco en una bandada de mirlos comunes? Pintándolo de negro, claro.

Película de detectives desarmados, de francotiradores de la lógica, de cazafantasmas (Sigourney Weaver aparecía, long time ago, en "Los cazafantasmas" de Ivan Reitman, aunque del otro lado de la línea de sal: las fuerzas oscuras), de fantasmas de los que arrastran cadenas por las noches y también de los otros, de los que pretenden ser más de lo que son. Destapar fraudes y engañabobos y entronizar a la diosa razón. El escultor juega con ventaja, decíamos. Rodrigo Cortés, guionista y director, coloca delante del espectador multitud de acertijos, de triquiñuelas, de juegos de manos, planteando constantemente la misma pregunta: ¿hay truco? ¿es verdad o es mentira? ¿dónde está la bolita? Imposible contestar: múltiples respuestas. El director se guarda el as en la manga pero eso tampoco se puede saber: no se ve la baraja, no se ve la manga. Película tramposa y no se entienda como peyorativo el adjetivo: las trampas son parte del juego planteado en esta cinta: la parapsicología es la ciencia del embuste. Dejarse llevar y que los cabos se aten solos o no, porque tampoco está tan mal salir del cine sin todas las respuestas.

8 comentarios:

  1. Ya se verá (si se ve) en Antena 3 en un par de años o menos. Me imagino que será socia minoritaria. Antena 3 y Robert DeNiro. Woody Allen y Mediapro... La capa bastante caída.
    ¿Tramposa dices? Como sea del tipo "The game", uno de los mayores bodríos que he visto... Y es que soy de los pocos a los que no les convenció "Buried".

    ResponderEliminar
  2. Mr. Licantropunk, me la apunto a pesar de que sea un film tramposo y si aparecen fantasmas, pues, ¡ a llamar al Dr. Peter Venkman. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ufff no sé, es que este tipo de pelis no me gustan: no aportan nada nuevo y encima me dan yuyu, cobardica que es una, jeje.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gran entrada, me ha encantado la parte de la escultura, muy buen simil.
    Al fin dos días después del estreno pude escaparme a verla y me ha gustado mucho, la verdad, no está al nivel del Truco final de Nolan (con la que se la compara bastante)pero está bien desarrollada y el final me sorprendió, aunque con un par de cambios en el montaje de las últimas escenas creo que habría sorprendido más. Coincido en que Murphy está increíble y Weaver no se queda atrás, me ha recordado a su papel en Copycat. Eso sí, como había leído ya tu entrada, no paré de pensar en Quesada, ¡qué bueno eres siempre con los parecidos!...¡está clavado!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. El Joven llamado Cuervo: así me gusta, concretando.

    Tomás: la película más tramposa que he visto últimamente se llama "The baguette": 5 de cada 3 espectadores esperan que haya tema en la escena de cama, y 2 de cada 2 panaderos que la han visto me han pedido la dirección del director para ajustar cuentas.

    Belknap: he tenido que buscar a Mr. Venkman en Google. Tonto de mí.

    Marga: te garantizo que no se pasa miedo. Bueno, no mucho.

    Amidala: me alegro de encontrar apoyos en el tema Quesada, un tema local, por supuesto. Más Nolan, mencionas: más pruebas entonces. Y la referencia a "Copycat" es muy buena, ni se me había ocurrido (esa no es de Nolan, ¿verdad?). Podría haber metido algo de "Alien" pero no podía ser porque bien sabemos que "Alien" está basada en hechos reales... futuros.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Era difícil hacer la crítica sin hablar del final, ¿eh? Pero te ha quedado fenomenal. Es tramposa de verdad. Yo creo que el final debería haber sido más coherente con lo visto hasta ese momento. Pero bueno, tampoco está mal. No me molestan tanto las trampas como a otros.

    Lo del amiguete Eugenio Mira haciendo de Robert De Niro fue francamente divertido. De Niro está, sin más, aunque me da la sensación de que el doblaje puede hacer que su interpretación resulte ridícula (lo de "abogadoooo" lo tenemos muy interiorizado), pero Sigourney Weaver es un gran acierto, hacía tiempo que no se la veía tan bien.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Tramposa quizas, pero eso no quita que sea bastante decente. Con una recuperación de Weaver para el cine. Verdaderamente de agradecer

    No es una gran obra, pero a veces peliculas como esta, son las mejores para pasar el rato. Entretienen y no son de calidad ínfima. Digamos que lo que se espera de ella. Lo hace y bien hecho

    ResponderEliminar