sábado, abril 05, 2008

"París, Texas", de Wim Wenders















El loco
Un hombre vestido con traje y corbata camina por el desierto. Cuerpo famélico apresurado de mirada ausente. El desierto como lugar bíblico de expiación, de transformación y aprendizaje: penitencia autoinflingida. Mudo e insomne: quizá si no hablo, si no duermo, si me comporto como un loco, el pasado no sabrá encontrarme, mis actos caerán en el olvido y ella volverá. O nunca se fue. Cierra cuidadosamente una garrafa de agua vacía antes de abandonarla en la arena y ese gesto leve nos anticipa que hay una chispa de lucidez en su mente.
El hermano
Cuando no queda nadie, te queda un hermano. Responsabilidad originada en la cuna, obligación de nacimiento. Me acordaba de "Rainman", el hermano cuerdo tirando del brazo del hermano loco. Irá a buscarte al otro lado del mundo: no necesita un buen motivo. Afeitará tu cara, quemará tus harapos y te dará la cena. El rescate.
El padre
Veinticuatro horas al día: ser padre no cierra nunca. El niño abandonado pierde todas sus referencias, las construye de nuevo (infinita capacidad de adaptación) y entierra sus recuerdos. La función padre no se puede poner en pause. El reinicio no puede ser fácil.
El amante
Metáfora inmejorable de la ausencia, de la imposibilidad. Habitación de interrogatorios, sala de visitas del presidio, diván del psiquiatra: el peep-show de Houston transformado en confesionario. Imagen parlante al otro lado del espejo: tan cerca, tan lejos. Esta película es/será Historia en el cine por esas escenas.
El héroe
La renuncia o el sacrificio para poner orden en el mundo.
La guitarra de Ry Cooder, implacable, desgarra los fotogramas y araña las entrañas.

¿Cuál es tu ciudad invisible, Travis?
París, Texas.

4 comentarios:

  1. Una de mis películas preferidas.

    ResponderEliminar
  2. rasga los fotogramas, sí, es solo alma..

    ResponderEliminar
  3. Película excepcional,amigo,en el que todo cabe:la memoria perdida,el amor imposible,el apasionado deseo de reconstruir el pasado,como única forma de entender libremente el futuro,el poder indescifrable que las imágenes son capaces de contener,aplicando ese irrenunciable misión suya de conservar eternamente en sí mismas lo irrepetible del tiempo;en definitiva,cabe en París,Texas la hermosa y fascinante conciencia del cine.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. nuhn: muy buena película.

    anónimo: amén.

    francisco machuca: ese todo cabe he querido presentarlo en el artículo describiendo todos los personajes por los que va pasando, evolucionando, Harry Dean Stanton. Me parece fantástico considerarla una metáfora de la idea del cine.

    Saludos a todos

    ResponderEliminar