sábado, enero 21, 2006

"Match Point", de Woody Allen


Una furtiva lágrima. La infinita insatisfacción humana, que le ha conducido a través de milenios de evolución, buscando un estado imposible de felicidad plena. El sino de la especie. Lo tienes todo y sigues mirando de reojo la posesión de tu vecino. Si te paras te mueres.
Woody Allen engaña al espectador en el primer acto, ofreciendole de nuevo un vistazo a la vida de las clases altas, como en tantas otras de sus películas: da igual Manhattan que el centro de Londres: muchas galerias de arte, restaurantes selectos, suena opera en esta ocasión. Infidelidades y neurosis, parece lo de siempre; pero de repente construye una tragedia violenta, brutal, a escopetazos, el desenlace que nadie se espera. Y casi sin darte cuenta, te acaba de dar su lección anual de cine.

4 comentarios:

  1. Sí, es genial que sea tan prolífico y me considero afortunada por ver estrenos de pelis como esta. Lo que él hace SIEMPRE me interesa. No es "Manhattan", pero ya estoy esperando "Scoop". En esta sale él, que no tiene cara de tragedia griega ;) pero me hace reír tanto como Groucho Marx!

    ResponderEliminar
  2. No sabía como se llamaba su siguiente película. He visto en imdb que repite con Scarlett y con Londres. ¿Repetirá con opera o volverá al jazz? Por cierto, scoop es el nombre de un programa para crear páginas web parecidas a los blogs.

    ResponderEliminar
  3. Tras un ligero bache, el señor Woody recuperó su pulso. Me encantó, sobre todo, el giro final, digno de su talento. Y los ligeros toques de coro griego bergmanianos (o pasolinianos) en las apariciones de los muertos. Es una peli cargada de referencias cinéfilas y literarias, aparte de la bellísima música. Una delicia.
    Saludos y enlazo tu blog. Eres escueto y certero en tus´reseñas. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  4. Gracias. El enlace será recíproco. Así no olvidaré dar una vuelta por tu sección Paul Auster.

    ResponderEliminar