sábado, junio 11, 2005

"El Alamo", de John Lee Hancock

Típica película de ensalzamiento de la ¿épica? construcción de la nación estadounidense (la conquista del oeste: el término conquista es acertado). Los colonos anglosajones del escasamente poblado territorio mejicano de Tejas declaran su independencia, la consiguen y diez años después se incorporan mansamente al resto de estados de la Unión. En 1846 Estados Unidos declara la guerra a Méjico y en 1847 ocupan la capital. En el humillante tratado de paz impuesto, Méjico pierde todos los territorio al norte del rio Grande (California, Arizona, etc), más de la mitad de la nación, y se convierte en el esclavo de su vecino. Espaldas mojadas.
El retrato edulcorado de aventureros despiadados como David Crockett y esclavistas sin escrupulos como James Bowie sin duda enternecerá el corazón de los más patriotas. A la par, se pinta a los mejicanos como un ejercito de opereta dirigido por un tirano: libertad duradera, el eje del mal, todo el asunto empezo hace muchos años.
Si quitamos todo el engaño histórico para poder disfrutar de la película, la recreación del fuerte de El Alamo es impresionante (ver contenido extra del DVD) y Billy Bob Thornton esta bien. Entrenida a la vez que prescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada